La SGAE acusa a Telefónica, Vodafone y Jazztel de forrarse a costa de los artistas

Hay veces que me pregunto de qué demonios hablaríamos los bloggers si no tuviéramos a la SGAE. ¿Cómo cubriríamos la cuota de artículos diarios si los representantes de esta entidad no nos lo pusieran tan fácil metiendo la pata continuamente?

Sin ir más lejos, ayer se ganaron las iras generalizadas de la comunidad bitacoril de habla hispana tras demandar al diario Público porque, aducen, han iniciado una supuesta campaña en contra de sus intereses y han permitido que sus lectores escriban comentarios “ofensivos” para referirse a ellos.

Pero es que por si eso fuera poco, Eduardo Bautista, que ostenta el cargo de presidente del consejo de dirección de la entidad, tuvo la ocurrencia ayer de atizar a las telecos que ofrecen servicios de banda ancha en España y acusarlas de forrarse a costa de los pobres artistas, esos seres angelicales que se dedican a hacer el bien en el mundo y que a cambio sólo piden cobrar unos cuantos eurillos en concepto de canon.

Concretamente, nuestro admirado y siempre venerado Teddy afirmó lo siguiente:

“Estas compañías lo que venden en realidad es la posibilidad de bajarse obras protegidas legalmente sin ningún tipo de control”.

Por enésima vez, el máximo exponente de la SGAE arremetió contra las descargas digitales, olvidando como siempre que por estos lares existe una cosita que se llama derecho de copia privada que, además de permitir que nos bajemos contenidos culturales sujetos a derechos de autor siempre y cuando no haya ánimo de lucro, sirve de justificación para que esta entidad nos cobre el exagerado canon digital.

Estas declaraciones, como tantas otras efectuadas por los miembros de la SGAE, serían vergonzantes por sí mismas en cualquier ocasión, pero son especialmente inorportunas ahora por cuanto se acaba de saber que esta entidad consiguió el año pasado unos ingresos récord de 377,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,1% respecto al 2006. Son, para que os hagáis una idea, unos números mejores que los registrados en ese mismo periodo de tiempo por Bankinter. Hambre, lo que se dice hambre, no pasan estos señores.

ETIQUETAS: SGAE