Nos jugamos el futuro de la música

Jammie Thomas es una estadounidense de 30 años que ninguno de nosotros querríamos tener por vecina. Aloja en su cerebro una mente perversa, capaz de las más terribles atrocidades. Es una delincuente, una maleante, una desalmada, una facinerosa.

Para que os hagáis una idea aproximada de lo cruel que puede llegar a ser esta chica, debéis saber que no ha tenido reparos en bajarse 24 canciones de Internet a través de programas P2P y compartirlas gratuitamente con otros internautas. ¡Pero dónde vamos a llegar con seres así!

Pero no os preocupéis. La “justicia” norteamericana ha tomado cartas en el asunto y la ha castigado como se merece. Esta semana un juzgado de Minnesota la ha condenado a pagar a las discográficas 9.250 dólares por cada uno de los 24 temas que se ha descargado, lo que significa que en total deberá abonar 222.000 dólares. ¡Para que aprenda!

Dada la extrema gravedad del asunto, en la causa se han personado Capitol Records, Sony BMG Music Entertainment, Arista Records, Interscope Records, Warner Bros Records y UMG Recordings, que a estas horas están celebrando por todo lo alto la decisión que ha acabado tomando el jurado.

Me alegro. Estaba en juego el futuro económico de muchos artistazos, que a estas alturas, y con la jodida piratería haciendo estragos, apenas si pueden comprarse un par de jets privados, 4 ó 5 Ferraris y 2 ó 3 mansiones al cabo del año. ¡Qué desgracia por favor! Con todo lo que hacen por la sociedad, con las horas y horas que dedican a hacer de este un mundo mejor, con lo que se desviven por participar en causas solidarias cuando están promocionando sus discos, con lo bonachones que son joder, y esta choriza robándoles ¡24 canciones!. ¡Mala! ¡Delincuente! ¡No tienes corazón!

Desde este pequeñito y poco visitado blog, animo a la SGAE y compañía a que inicien una batalla legal de igual magnitud en este santo país. ¡Joder, que nos estamos jugando el futuro de apellidos ilustres como Bisbal, Sanz, Iglesias o Ubago! ¡Es que a este paso no les va a quedar más remedio que ir por la vida con sólo 6 ó 7 coches de clase alta sin más! ¡Nada de superdeportivos, nada de yates como los del Pocero! ¡Señores, que si las cosas siguen así van a tener que ponerse a trabajar, ostia! ¡Pero qué desgracia por favor!

Si se tiene que meter entre rejas a millones de jodidos internautas, liberticidas genéticos, incapaces de respetar la propiedad intelectual, que lo hagan. Todo sea por la música, por la vida, por la cultura, por Teddy Bautista, por Ramoncín (¡genio!), por esos dioses que lo dan todo por nosotros esperando a cambio sólo unos cuantos miles de millones de euros. Se merecen eso y más.

ETIQUETAS: SGAE