La SGAE canadiense amenaza con llevar a los tribunales a ¡los barberos!

Si por estos lares estamos acostumbrados a que la SGAE y otras asociaciones de autor hagan lo posible y lo imposible por cobrar una pasta gansa en actos tan dispares como conciertos benéficos, bares musicales e incluso bodas, en Canadá las cosas no van mucho mejor.

SOCAN, una organización que agrupa a artistas y productoras discográficas canadienses, ha amenazado con iniciar acciones judiciales contra, atención, ¡los barberos! si estos no acceden a pagarles una cuota anual por la sintonía de fondo que suena habitualmente en sus establecimientos. La tasa que demandan es variable en función del tamaño de cada peluquería, aunque pretenden que sea de un mínimo de 94 dólares.

No es la primera vez que la SOCAN plantea una cuestión de este tipo. Ya el año pasado situaron en su punto de mira a los dentistas canadienses, a quienes pusieron en la disyuntiva de pasar por caja o dejar de utilizar las canciones de sus representados en las salas de espera de sus consultas.

En cuanto esta noticia llegue a oídos de la SGAE, que a nadie extrañe que se planteen solicitar al gobierno que se establezcan tasas similares que graben la utilización, reproducción y disfrute de su catálogo musical en peluquerías, fruterías, panaderías, tiendas de todo a 100, fábricas, obras, oficinas y hasta hospitales si es menester.

Todo sea porque nuestros “artistazos”, que lo están pasando fatal por culpa de la piratería, puedan comprarse unos cuantos Mercedes más que engrosen su flota de coches de lujo.

Actualización: Como comentan en Mangas Verdes, en la SOCAN son unos aficionados comparados con la SGAE. Y es que nuestra sociedad gestora de los derechos de autor preferida ya hace tiempo que va detrás de los peluqueros para que le paguen una cuota por utilizar la música de los artistas a los que representa. Ver para creer…

ETIQUETAS: SGAE