Aparece el primer cliente de BitTorrent que convierte las conexiones en anónimas

De un tiempo a esta parte, gobiernos de medio mundo están trabajando con la industria del cine y la música para poner coto a las descargas de contenidos sujetos a derechos de autor con medidas que, de una u otra manera, están pensadas para hacer ver a los presuntos infractores que antes o después pueden ser descubiertos y castigados.

Esta estrategia, en la que tanto confían, tiene los días contados puesto que ya ha aparecido el primer cliente de BitTorrent que oculta la dirección IP de sus usuarios, hace anónimas las transferencias de archivos y convierte en una tarea casi imposible la identificación de quienes participan por parte de terceras personas o empresas. Su nombre es BitBlinder.

Sus creadores afirman que el tráfico es encriptado a medida que va pasando por los ordenadores que conforman la red de usuarios del servicio. Asimismo, cada uno de los PCs que participan conoce la dirección del siguiente equipo de la cadena, pero no la de su predecesor, consiguiéndose así que invitados “no deseados” no puedan localizar la fuente primaria del envío.

Dado que los datos son enviados desde un ordenador a otros muchos de la red BitBlinder para hacerlos anónimos antes de llegar a su destino, las velocidades de descarga no son tan elevadas como con otros clientes, llamémosle así, “normales”. Aún así, miembros de TorrentFreak que han probado este software aseguran que han llegado a bajar algún archivo a 2 Mb/s, cifra nada despreciable.

Hasta ahora, si queríamos utilizar algún programa basado en BitTorrent y navegar de manera anónima, la única opción gratuita consistía en recurrir a servicios como TOR, que tienen el inconveniente de que ralentizan en exceso las descargas.

Esta situación va a dar un giro copernicano en los próximos meses conforme más programas como BitBlinder vayan apareciendo. O evolucionando, porqué no, dado que proyectos como OneSwarm ya son capaces de encriptar los archivos que descargan sus usuarios y hacer que no se pueda identificar qué se está compartiendo, pero aún no pueden mantener en el anonimato a sus participantes.

Por cierto, BitBlinder está disponible en versiones para Windows y Debian/Ubuntu. Si utilizáis los sistemas operativos de Microsoft y queréis descargaros la beta de este programa antes debéis registraros en esta dirección. En cambio, si utilizáis alguna de las 2 distros de GNU/Linux que os acabo de reseñar, podéis bajaros el paquete .deb desde este enlace.

ETIQUETAS: P2P