Blogosfera

15 Comentarios

Revuelta en Digg: ¿ha habido censura o sólo una actitud responsable de sus editores?

Las últimas horas dentro de la blogosfera han venido marcadas por la revuelta en toda regla que se ha producido en Digg tras el malestar generalizado que ha provocado la decisión de los responsables del sitio de eliminar un artículo que había llegado a portada tras recibir miles de votos en sólo unas horas.

La historia, poco más o menos, ha sido la siguiente: un usuario de Digg ha enviado una noticia que tenía como eje central el código que permite desencriptar los contenidos albergados en los discos HD-DVD y reproducirlos en sistemas basados en GNU/Linux. A pesar de que la clave se conoce desde hace meses, el artículo ha sido votado masivamente y, consecuentemente, ha llegado a la página principal de Digg a la velocidad del rayo.

Si bien es cierto que el código se había hecho público a principios de año, hasta la fecha ningún portal de igual o parecida importancia lo había puesto a disposición de sus visitantes tal cual, así que a nadie debería extrañar que las empresas que hay detrás del HD-DVD, encabezadas por Toshiba, se hayan subido por las paredes y hayan exigido a los editores de Digg que eliminaran inmediatamente el articulito, so pena de iniciar acciones legales y reclamarles multas multimillonarias que podrían convertir al blog colaborativo sin control editorial más importante de la Red en sólo un recuerdo.

Con este panorama encima de la mesa, Kevin Rose y compañía han borrado la historia de la discordia pero han cometido el grave error de no dar explicaciones a la comunidad, lo que ha calentado los ánimos y ha provocado que cientos de usuarios se hayan sentido estafados y hayan comenzado a enviar y a votar, una y otra vez, artículos que hacían referencia a la clave para desencriptar y reproducir los archivos de los discos HD-DVD en GNU/Linux, que irremediablemente han ido llegando a portada… y tal y como iban aterrizando en la página principal, los editores del sitio se encargaban de eliminarlos.

La secuencia de acontecimientos se ha repetido indefinidamente hasta que a los responsables de Digg no les ha quedado más remedio que claudicar, izar la bandera blanca y anunciar en su blog que a partir de ese momento se comprometían a no borrar ninguna historia que hiciera referencia al código de marras.

Este caso es un ejemplo que demuestra que en no pocas ocasiones, los sitios emblema de la Web 2.0 están en manos de sus usuarios. Guste o no, ellos son quienes les dan forma y quienes deciden con su entusiasmo y atención, pero también con su criterio, cómo, hacia dónde y a qué velocidad evoluciona un portal de estas características.

Si confiamos en que la inteligencia colectiva, siempre y cuando haya una masa de usuarios crítica suficientemente importante, tomará las decisiones oportunas, podríamos concluir que no debería haber ningún problema en que algo así suceda. Pero el problema es que las cosas no siempre acontecen como es de preveer, y lo que ha pasado en las últimas 24 horas es un claro ejemplo: nos guste o no, publicar el código de desencriptación de un sistema propietario en el que multinacionales del sector de la electrónica de consumo han invertido miles de millones de dólares en su desarrollo es ilegal y puede tener graves -gravísimas- consecuencias para los editores de Digg.

De ahí que me haya sorprendido sobremanera que, con contadas excepciones, la blogosfera se haya echado al monte y, apelando a la libertad de expresión y a argumentos tan peregrinos como que “no se pueden patentar unos números”, se haya posicionado indefectiblemente al costado de los amotinados, hayan defendido sus postulados e incluso, en algunos casos, hayan echado pestes sobre las decisiones tomadas por el staff de Digg. Es más, en no pocos casos, y de manera sistemática, han publicado el código de la discordia sin tener en cuenta las graves consecuencias que tal decisión podría traerles.

Y digo graves consecuencias porque la reforma del Código Penal que entró en vigor el 1 de octubre del 2004 incluye un artículo, el 270 para más señas, que reza lo siguiente. Copio y pego:

1. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

2. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien intencionadamente exporte o almacene ejemplares de las obras, producciones o ejecuciones a que se refiere el apartado anterior sin la referida autorización. Igualmente incurrirán en la misma pena los que importen intencionadamente estos productos sin dicha autorización, tanto si éstos tienen un origen lícito como ilícito en su país de procedencia; no obstante, la importación de los referidos productos de un Estado perteneciente a la Unión Europea no será punible cuando aquellos se hayan adquirido directamente del titular de los derechos en dicho Estado, o con su consentimiento.

3. Será castigado también con la misma pena quien fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio específicamente destinado a facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador o cualquiera de las otras obras, interpretaciones o ejecuciones en los términos previstos en el apartado 1 de este artículo.

En España es ILEGAL publicar claves, códigos o keys -llamadle como queráis- que puedan ser utilizados para desproteger reproductores de CD, DVD, Blu-Ray, HD-DVD, o para acceder sin autorización a todo tipo de software comercial protegido a tal efecto por sus desarrolladores. Puede gustarnos o no, pero la realidad es la que es.

No me siento a gusto con el papel de aguafiestas oficial del reino, pero creo que todos aquellos que tengáis publicidad contratada en vuestros blogs y hayáis publicado el código en cuestión deberíais eliminarlo inmediatamente. Doy por hecho que las empresas que hay detrás de esta tecnología tendrán mejores cosas que hacer que iniciar una serie casi interminable de demandas contra miles de bitácoras repartidas por todo el Globo, pero en mi humilde opinión no estaría de más que los afectados os cubrierais las espaldas, no vaya a ser que luego os acabéis mojando.

Nota: Actualizado para añadir, como bien indica Raúl en uno de los comentarios, la necesidad del ánimo de lucro para incurrir en el supuesto señalado en el Artículo 270 del Código Penal.

15 COMENTARIOS

  1. Anónimo

    Un articulo muy didactico Jose. Normalmente tenemos la tendencia a ponernos del costado del debil y a atacar al fuerte y en no pocas ocasiones no nos paramos a pensar quien tiene realmente la razon.

    Responder  
  2. Raul Carrillo Garrido aka metsuke

    Estoy en desacuerdo. El punto 1 establece claramente que es delito “quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero,” en el tercer punto indica claramente “en los términos previstos en el apartado 1 de este artí­culo.”.

    por tanto de no existir animo de lucro Y perjuicio de tercero, solo Digg puede tener problemas al publicarlo por ser un web con ánimo de lucro. Cualquier particular puede publicar lo que le venga en gana siembre que no gane dinero (fisico, no valen subterfugios) con ello.

    )S(..)P)

    Responder  
  3. Anónimo

    Tienes razón en parte Raúl. Con las prisas a la hora de publicar el artí­culo se me habí­a pasado señalar ese punto -trascendental por cierto- en el párrafo final. Acabo de añadirlo 😉
    Eso sí­, debe quedar claro que es ilegal tanto si existe ánimo de lucro como sino lo existe. La diferencia es que en el primero de los casos se comete un delito penal y en el segundo civil.

    Responder  
  4. fesja

    jose, estoy en desacuerdo. Me da igual que sea legal o ilegal. Las leyes están mal echas y deben ser cambiadas. Y si quieren denunciarnos que nos denuncien a todos. Pero lo que no puede ser es que estemos reprimidos por unas mentes cerradas del siglo XX. Ellos controlan la sociedad offline, nosotros la online. Y la online se está expandiendo así­ que por mal camino van, si se enfrentan con Internet->sus usuarios.

    ¿Acaso no es posible en España la Copia privada?

    Responder  
  5. Ferrigato

    Las leyes no tienen porque ser justas, y las cosas siempre se han cambiado con grandes revoluciones de las masas, bien o mal dirigidas. Ahora todo el mundo tiene acceso a la información y puede sacar su propia conclusión de lo que es correcto y lo que no (me gusta confiar en la especie humana), por lo tanto frente a estos hechos tengo que dar mi apoyo a los internautas, es verdad que son momentos difí­ciles para ciertos sectores y empresas, pero no se puede detener la evolución de la sociedad y del mercado a base de represión, tienen que aprender a adaptarse y sacar provecho de las nuevas coyunturas, la persecución y criminalización de los cambios que alteran y hacen evolucionar a la sociedad nunca fueron una buena estrategia y la historia lo corrobora

    Responder  
  6. Anónimo

    x Fesja y Ferrigato:
    No he dicho que esté de acuerdo con la legislación actual en estos temas. Es más, cualquiera que haya seguido la trayectoria de Abadí­a sabrá que los artí­culos que he escrito al respecto siempre han sido muy crí­ticos.
    Pero eso es una cosa y otra muy distinta es lanzarse al abismo sin tener en cuenta las consecuencias que puede traernos. Nos guste o no, no podemos publicar en nuestros blogs una clave para utilizar, por ejemplo, Windows Vista sin pasar por caja. Creo que esto lo entendemos todos. Bueno, pues el caso que nos ocupa es casi idéntico.

    Responder  
  7. Anónimo

    Una última puntualización Fesja: una cosa es la copia privada (válida para contenidos culturales como libros, música o cine) y otra la copia de seguridad que se aplica al software.

    Responder  
  8. fesja

    Pero tb tenemos derecho a hacer una copia de seguridad, ¿o me equivoco?

    Yo creo que son casos diferentes el de Vista y el del HD-DVD. Lo primero es una clave para poder utilizar el SO, pero podemos hacer tantas copias del DVD como queramos (otra cosa es la clave que solo podemos utilizar pocas veces). El segundo es una clave para permitir hacer esas copias que las empresas nos prohí­ben y tenemos derecho. Si se me fastidia el disco, ¿me tengo que fastidiar? Por supuesto esto lleva a que las pelí­culas estarán en el bitorrent. Si fueran inteligentes estarí­an resolviendo ese problema ingresando millones de dólares por pelí­culas alquiladas por Internet. Pero como son cabezones siguen con la misma táctica.

    Para asegurarse que no haya piraterí­a en tu programa, la única forma es que esté conectado a Internet y se compruebe que lo has adquirido (al menos la primera vez). Pero es restringir mucho, asi que por ahora se usa poco este método.

    Responder  
  9. Anónimo

    No exactamente Fesja. Cuando compras Windows Vista lo que realmente estás adquiriendo es la licencia, no el DVD en sí­. Así­ pues, en caso de que el DVD te deje de funcionar, lo que debes hacer es avisar a Microsoft y ellos te enviarán una copia gratuitamente, pero en ningún caso te permiten hacerte tú mismo la copia de seguridad. No sé si me explico.
    Tus quejas sobre la industria cinematográfica mundial las comparto por completo. Es un ejemplo claro de unos gigantes enquilosados por el paso del tiempo que no están sabiendo adaptarse a las nuevas tecnologí­as y a los diferenciados modelos de negocio que traen asociadas.

    Responder  
  10. Ferrigato

    X Jose :

    Entiendo tu postura y es muy lí­cita e incluso honesta en los parámetros de la sociedad actual. Una empresa desarrolla un producto, tiene unos gastos y tiene que recuperarlos, y si puede, sacar beneficios; más si tenemos en cuenta que detrás de estas dependen cientos de familias empleadas directa o indirectamente.
    Pero yo creo que el tema va mas allá, pues supongo que compartirás conmigo, que no ha sido una gamberrada colectiva de adolescentes inconscientes. Yo creo que debajo del acto en si, subyace algo más importante, que es una lucha de poder. Una lucha entre las empresas y los usuarios, que por primera vez en la historia (por favor corregirme si me equivoco), los usuarios vislumbran el mango de la sartén. Después de todos los abusos, practicas mezquinas y monopolistas, DRMs, rootkits, sistemas anticopia, por solo mencionar unos pocos y relacionados con el tema; por primera vez estos tienen el poder, y ese poder quieren ejercerlo, y como todo péndulo, este ahora se inclina hacia al otro lado, y ahora el abuso viene por parte del usuario, merecidamente o no, pero ya es un hecho, vamos hacia ello, y hay que saber adaptarse.
    La responsabilidad recae ahora sobre los nuevos garantes del “poder “ ( como puede ser tu caso, con esta web, dando tu opinión e influyendo a los lectores) en saber que abuso es necesario y cual no, porque para invertir las tendencias siempre hay que romper, y para que crezcan cosas nuevas otras deben de morir.
    En mi modesta opinión hay que romper la tendencia de poder de las empresas, con “abusos” por nuestra parte, como el ejemplo de digg, que todos sabemos que esta mal hecho, por eso lo denomino abuso, pero creo que es una buena forma de plantarse, y decir que ya no aguantamos mas, que queremos un sistema diferente, en que no seamos los peleles de turno, puede que no sea la mejor manera, pero me parece mejor que la de quedarse con los brazos cruzados, y no seré yo quien lo censure (eso no quiere decir que vaya publicar en mi web códigos, seria absurdo). Por favor no lo tomes como un ataque a tu persona y/o a tu artí­culo, ya que creo que es un buen artí­culo y genera un debate sano. Salu2.

    Responder  
  11. Anónimo

    Claro que no lo veo como un ataque Ferrigato 😉
    Por partes: detesto la forma en que las discográficas, estudios de Hollywood y multinacionales del software se enfrentan a los desafí­os que plantean las nuevas tecnologí­as y la utilización partidista, ventajista y chantajista que en no pocas ocasiones hacen de los derechos de autor para limitar el uso que podemos hacer de sus productos. Así­ lo he manifestado en decenas de artí­culos en los últimos años.
    Pero dicho esto, lo que he tratado de plantear en el artí­culo es que no todo vale. Valga un ejemplo un poco exagerado: imagina que un ex-empleado de Microsoft consigue hacerse con el código fuente de Windows y bajo su responsabilidad lo publica en su blog. Te aseguro que acabará en la cárcel. Ahora imagina que en lugar de publicarlo en su blog aprovecha Digg para publicar una noticia que incluya algunas lí­neas de código… una noticia que es votada por miles de usuarios y acaba en portada. Bueno, pues en este hipotético -y bastante fantasioso, todo sea dicho- caso, los usuarios de Digg estarí­an cometiendo una irresponsabilidad manifiesta poniendo en peligro a los editores del sitio.
    Soy el primero en alabar el poder de la inteligencia colectiva y en ensalzar proyectos colaborativos como la Wikipedia, pero eso no quiere decir que, en casos puntuales, se cometan abusos amparándose en el anonimato y en el fulgor de momentos determinados, que pueden acabar perjudicando a terceros (a los que ponen la plataforma y que, en último caso, son los que tendrán que hacer frente a las demandas multimillonarias que les puedan llegar).

    Responder  
  12. jotape

    No es censura, en el sentido de que no ha bloqueado una opinión o una idea, pero tampoco ha sido una actitud responsable. Para bien o para mal, webs con tantos usuarios debajo han de pensar en ellos antes de tomar muchas decisiones, y en este caso un aviso en la portada hubiera bastado para que los usuarios lo comprendieran.

    En lo que dices de ilegal y tal… Es lo de siempre, Jose, internet es de todos y para todos. ¿Que el numerito no sale en Digg? Saldrá en Reddit, o en menéame, o en Fresqui, o en un comentario de Barrapunto… 🙂

    La información es libre, por muchos millones que la industria haya puesto encima.

    Responder  
  13. Anónimo

    La falta de comunicación con sus usuarios fue un error garrafal, pero eso no justifica que cientos de ellos empezaran a enviar historias que tení­an como eje el código.
    En cuanto a que la información en Internet no se puede controlar, pues estoy de acuerdo contigo. Pero admitiendo eso, no te negaré que si yo fuera el editor de Digg preferirí­a que la clave de marras saliera en cualquier otro sitio antes que en el mí­o. Como reza el dicho: los cementerios están llenos de valientes 😉

    Responder  
  14. Lek

    En España la ley puede decir lo que quiera. El hecho es que yo pago para grabar y exijo poder hacerlo. Si para eso tengo que publicar la clave o anunciar que grabo manualmente con un láser en el DVD me es indiferente. Lo que importa es la pasta, no la ley.

    Bienvenidos al mundo real 😉

    Responder  

ESCRIBE UN COMENTARIO