Tecnologia

2 Comentarios

En el 2020, los data centers contaminarán más que la industria aeronáutica

Cuando alguien nos habla de data centers, supongo que a la mayoría nos vienen a la mente imágenes de salas impolutas repletas de servidores y con lo último en tecnología. Se trata de un sector que tendemos a asociar a la innovación, todo lo contrario de lo que sucede cuando nos referimos a otras industrias más tradicionales, que ligamos irremediablemente a la polución.

Pues de acuerdo a un estudio que ha presentado la firma McKinsey & Co, la realidad de los data centers se aleja mucho de la idílica visión que os acabo de referir. De hecho, esta empresa afirma que para el 2020 el conjunto de los data centers instalados en el mundo generarán más gases de efecto invernadero que un contaminante de primer orden como la industria aeronáutica.

Una de las medidas que se deberá tomar durante los próximos años para evitar llegar a una situación como la expuesta será la de aprovechar y exprimir mucho más las capacidades de los servidores y de los data centers, a los que en general se les saca muy poco partido. Sirva como ejemplo que, siempre según McKinsey & Co, en la actualidad sólo se utiliza el 6% de la capacidad de los servidores y el 56% de la que podrían ofrecer los data centers.

2 COMENTARIOS

  1. Sitopon

    Yo estuve en el de la sede central de Unicaja y era impresionante, eso si, tenian unos gases para mantener fria la hiper-sala donde tenian los cacharros que seguro que no ayudan mucho a la capa de ozono.

    Responder  
  2. Wardog

    Bajo mi humilde punto de vista de BOFH, no es tanto que los servidores y los data centers no se aprovechen, sino que están diseñados al revés que las carreteras.

    Si las carreteras de entrada a Madrid, por poner un ejemplo, se dimensionasen de acuerdo al pico de trabajo, tendí­an todas diecisiete carriles para acoger todos los coches que entran y salen de vacaciones en fechas clave.

    Sin embargo, los servidores se suelen dimensionar en funcion de los picos de trabajo o del desemepeño máximo que se le va a exigir puntualmente. Es obvio que no sólo intervienen esos factores, pero es uno de los más importantes.

    Nos hemos acostumbrado a la inmediatez que permite la potencia de los servidores y los data centers y ahora cuando tenemos que esperar nos enfadamos, así­ que eso se evita con más potencia, y venga a morderse la cola la pescadila.

    Responder  

ESCRIBE UN COMENTARIO